El Club de Paracaidismo Deportivo de Salamanca fue fruto de ese gusanillo que uno lleva dentro y que no me deja vivir tranquilo, en realidad creo que es un problema personal. Muchas veces lo pienso: "¡Lo bien que yo podría vivir sin meterme en tantos líos!", pero no tengo arreglo.

     Estaba estudiando en la ENA, la antigua Escuela Nacional de Aeronáutica, en Salamanca. La ENA fue una iniciativa que ha permitido a muchos jóvenes españoles poder ser pilotos independientemente del  nivel económico de los padres, que hoy día deben soltar más de 75.000 euros, y que de otra manera nos tendríamos que haber conformado con ver pasar los aviones por encima de nuestras cabezas. Bueno, dejaremos el tema de la ENA para más adelante. Lo que ahora nos interesa es el Paracaidismo Deportivo y Salamanca.

     Un día me acerqué por el Aeroclub de Salamanca y le propuse a la Junta directiva crear un Club de Paracaidismo Deportivo, de esa forma podrían ingresar algo más de dinero es su cuenta bancaria. La idea es que el Club de Paracaidismo Deportivo encontrara el apoyo necesario para su expansión, pero al final el poco dinero que generaba el Paracaidismo se empleaba en otras actividades.

     El Club de Paracaidismo Deportivo de Sevilla nos prestó material, el Ejército del Aire nos prestó una CASA 127, o popularmente conocida como Dornier 27, mi primer amor, y los pilotos de la Base de Matacán, en sus días libres, los fines de semana, nos volaban el avión y podíamos dar en Matacán unos cuantos saltos.

      Fue una bonita aventura. Fue una aventura desde el primer día, porque desde cómo transportar los paracaídas a la Base hasta dónde guardarlo toda la semana era un problema de cada día, de cada instante. Al principio recuerdo haber plegado los paracaídas en las calles de Salamanca, eso sí, en las más tranquilas, y los cursos los dábamos en los parques y jardines. Seguro que teníamos pintas muy raras, pero todo salió muy bien y pudimos dar un montón de saltos.

      Un buen día un amigo de la Base de Matacán, el Capitán Pepe Peris y yo fuimos a ver al Coronel a pedirle permiso para hacer un Festival Aéreo en Matacán, que finalmente fue el acontecimiento aeronáutico más importante realizado jamás en España. Perdón por la inmodestia, pero se convirtió esa aventura en una SEMANA DE CULTURA AERONÁUTICA, con distintas conferencias y actos públicos, con la participación de historiadores, pilotos y glorias aeronáuticas como Sebastián Almagro y distintas actividades como el SALTO EN PARACAÍDAS EN LA PLAZA MAYOR DE SALAMANCA y el primer Festival Aéreo en el que participaron representaciones de todas las actividades aéreas civiles, menos la ENA, y representación de los tres Ejércitos: Tierra, Mar y Aire.

     Nadie supo nunca exactamente cómo, pero cuando Salamanca quiso darse cuenta el Festival Aeronáutico era una realidad imparable que comprometió a un montón de amigos en la organización y su perfecto desarrollo. Fueron de esas cosas que nadie piensa que son posibles hasta que las ves pasar por delante de la puerta de casa y te engancha.

      Me queda el honor de haber sido el primero en haber entrado en la Preciosa Plaza Mayor de Salamanca por el aire.

      Se terminó el Festival, se terminaron los estudios en la ENA, se terminó el Club de Paracaidismo Deportivo de Salamanca......se terminaron muchas cosas y empezaron otras.

      Espero que la aventura de la Fundación FAG pase por delante de vuestra puerta y también os enganche como enganchamos a Salamanca, pero que no acabe nunca.

      Desgraciadamente guardé muy poco información del nombre de los alumnos que saltaron en Salamanca, muchos fueron alumnos de la ENA, que luego llegaron al Equipo Nacional de Paracaidismo Deportivo, pero otros muchos fueron jóvenes salmantinos a los que recuerdo con mucho cariño. Si eres uno de ellos mándame tus datos y tus recuerdos.

Preparando una patrulla

Elías A. y más amigos

José Eladio

José Eladio

Ultimando las instrucciones para el salto.

Buenos amigos:

Certificado,  Recibo Pago Curso y dedicatoria de José Eladio. (Gracias)

Y la Noticia en la Prensa:

   

   Gracias Amigos y Gracias Salamanca.

Volver a www.jaon.es